Los extranjeros se dividen claramente en dos categorías: los que tienen una nacionalidad de un país de la Unión Europea, y los otros. 

Los ciudadanos comunitarios pueden libremente vivir y trabajar en los Países Bajos sin necesidad de pedir un solicitar un permiso de residencia.

Por el contrario, los ciudadanos de países no-comunitarios no están en principio autorizados a vivir o trabajar en los Países Bajos, excepto en casos especiales en los que es posible solicitar un permiso de referencia.

En esta página se explica con detalle muchos de los diferentes casos, y se da los contactos con las organizaciones relevantes que corresponda.